lunes, 12 de marzo de 2012

VARIABLES DEL MODELO KEYNESIANO

El punto de partida del modelo keynesiano surge de los ingresos. El modelo es inicialmente un análisis de la relación
que existe entre la demanda total o demanda agregada (ingreso gastado) y la oferta total u oferta agregada (ingreso
ganado). El ingreso que se gasta en una economía puede definirse como y = C + I + G, donde y = ingreso que se gasta;
C = consumo de las familias; I = inversión de los negocios; G = gasto del gobierno. Esto, suponiendo que se trate de una
economía cerrada; de lo contrario, debe incluirse el sector extranjero, es decir, agregar las exportaciones menos las
importaciones (X – M). El ingreso que se gana en una economía puede definirse como y = C + S + T, donde y = ingreso que
se gana; C = consumo de las familias; S = ahorro; T = pago de impuestos al gobierno. Por tanto, si todo lo que se gana se
gasta se concluye que C + S + T = C + I + G, o bien S + T = I + G. En otras palabras, la oferta y la demanda agregada estarán en equilibrio si los ahorros más los impuestos son iguales a la inversión más los
gastos del gobierno. Todo lo anterior es válido si se considera que no habrá
cambios en el nivel general de los precios.


El consumo
Se pueden comprender con mayor facilidad los patrones completos de consumo
si analizamos primero los hábitos de gastos de una familia común y extendemos
los resultados a toda la economía.


Los ahorros
Lo inverso a la función de consumo es la función del ahorro. Como se muestra
en la gráfica siguiente, los ahorros en función de los ingresos: S = f (y), pueden
ilustrarse gráficamente trazando puntos del patrón de ahorros del cuadro
anterior.


Multiplicador de inversiones
Como pudo mostrarse en nuestro ejemplo, la incorporación de las inversiones al
modelo lleva a ingresos más altos de equilibrio, lo cual es de esperarse, ya que
las erogaciones por nuevas inversiones son siempre ingresos para alguien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada